Buenas y malas intenciones

By: Beth Scupham
By: Beth Scupham

Por Manuel Wagner

Hay un dicho que dice: “El infierno está lleno de buenas intenciones”. ¿Lo has escuchado?

Y es que por lo general todos tenemos buenas intenciones, pero muchas veces resulta que por buenas terminan siendo vistas mal. Lo que no tomamos en cuenta es que otras personas piensan de manera distinta, así, cuando damos consejos o pretendemos hacer el bien a alguien sin consultárselo, resulta que pasa lo opuesto por ser acomedido.

Te invito a reflexionar sobre tener buenas o malas intenciones.

Por ejemplo, ¿te has dado cuenta de que las cosas bien hechas no se notan? Y que si tienes, o alguien tiene una mala intención, aunque no la realice, ¿se nota mucho?

De niño tenía muchas responsabilidades en casa, a diferencia de mis compañeritos, mi madre me ponía a hacer el aseo de los trastes, limpiar el piso, trapear, etc. Cuando no hacía algo se notaba mucho, en cambio cuando hacía todo, inclusive hacía algo más de lo que se me pedía, no había nada que festejar, parecía que se pasaba por alto. Y en la sociedad también es así, se castiga al que pretende hacer el mal, pero qué pasa con aquel que siempre hace todo bien?

¿Qué es esto de tener intenciones? ¿Por qué hay buenas y malas? ¿Hay realmente bueno y malo?

No creo que sean preguntas que sean resueltas de inmediato, más bien suelen ser situacionales, y así con nuestra vida, toda es un complejo de situaciones, momentos que se entrelazan con otros dándonos un continuo de realidad, subjetiva y única con la que moldeamos nuestra forma de pensar, luego de sentir.

Te deseo salud.

Manu Wagner

www.atentaayuda.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *